Enseñanzas

 

¿Cual es mi carácter como líder?

Ocho preguntas para responder

1ª Timoteo 3

 

En 1ª Timoteo 3 el apóstol Pablo nos indica los esfuerzos mínimos a realizar y las cualidades de carácter que se deben tener para el liderazgo de la iglesia.

Pero existen otras características, a menudo pasadas por alto, que comparten los líderes efectivos de la iglesia.

He aquí ocho de estas características, por medio de las cuales podemos evaluar nuestro servicio en la iglesia:

 

1. ¿Puede manejar información correctamente?

  1. La información es poder.
  2. La información es como alguien que esta conduciendo un camión de explosivos.
  3.  ¿Se le puede confiar a usted información confidencial?

 

2. ¿Puede aplazar un juicio?

  1. Las personas que hacen juicio a la ligera no son lideres efectivos de la iglesia.
  2. ¿Puede usted contener sus primeras reacciones y tomar decisiones en base a argumentos y evidencias sólidas?

3. ¿Estoy dispuesto a ser dirigido por Dios?

  1. Los líderes necesitan escucharse unos a otros, pero más importante aun, necesitan poder escuchar la voz de Dios.
  2. ¿Esta dispuesto a obedecer?

4. ¿Puede confrontar de manera apropiada?

  1. A nadie le gusta el conflicto.
  2. Pero para confrontar con integridad, los líderes de la iglesia deben estar dispuestos a confrontar incluso a uno de los suyo.
  3. La ira desenfrenada, el engaño descarado, las palabras hirientes son algunas de las cosas que demandan un desafió de amor.
  4. Los dos extremos de la confrontación son: evitar el conflicto o actuar como el exterminador. ¿En qué punto de la línea se encuentra usted?  

5. ¿Tengo miras amplias ?

  1. La palabra de Dios da vida a la iglesia; el tradicionalismo amenaza la vida.
  2.   La comodidad de lo familiar también pude sofocar el avance de la iglesia.
  3. ¿Cree usted que los mejores días de su iglesia han quedado atrás?
  4. ¿Es usted optimista en cuanto al futuro de la iglesia?

6. ¿Tengo un temperamento de “,  puedo”?

  1. Pareciera que algunas personas tienen la “bendición” del pesimismo.
  2. Las personas con una actitud de “sí, puedo” son diferentes.
  3. ¿Cómo responde usted ante las nuevas ideas?

7. ¿Estoy dispuesto a asumir mi culpa?

  1. Los líderes piadosos asumen la responsabilidad por sus pecados. Son humanos y lo saben, no son como aquella persona que dijo “la única vez que estuve equivocado fue cuando pensé que lo estaba.
  2. ¿Cuándo fue la última vez que usted le dijo a un colega: << Lo eche a perder; me equivoque >>  

8. ¿Tengo la paciencia de Job? 

  1. En la iglesia, lograr que se hagan las cosas siempre toma más tiempo del que usted cree.
  2. Siempre hay un departamento o un grupo en la congregación en las que se tenga que presentar la propuesta que usted hace.
  3. ¿Puede usted manejar el proceso de << apúrate y espera >> típico de la vida de la iglesia?

 

 

“Cualidades de un lider”

Cuando buscamos candidatos que ocupen un puesto tan importante, como las de un lider, siempre deseamos que tengan las mejores carácteristicas. La Biblia dice: "el buen pastor la vida da por las ovejas".

Si nosotros pudiéramos regresar el tiempo y mandar un comité de la iglesia para entrevistar a algunos héroes de la Biblia y así poder llenar la posición de un líder, estoy casi seguro que les hubieran descalificado. Veamos un informe aproximado.

Noé: Aunque predicó ciento veinte años no ganó almas, lo que indica falta de credibilidad. También parece ser que tiene problemas de alcoholismo (Génesis 9:21). Como pastor queda descalificado.

Abraham: Lo primero que se preguntarían es: ¿Por qué tiene dos nombres? tal vez porque uno de esos nombres es un alias. Además, nos dimos cuenta que mintió para su conveniencia. También nos dimos cuenta que su esposa se ríe cuando él habla con Dios. Con una esposa así, tendría muchos problemas en el pastoreado. Lo sentimos mucho, no califica para la posición de pastor.

Moisés: Estamos impresionados con Moisés excepto por dos problemas. Perece que en ocasiones pierde el control de sí mismo y, aunque revela que tiene perseverancia para predicar, su tartamudeo sería un obstáculo en el púlpito.

David: Nos dimos cuenta que tiene un gran talento musical y poético, pero no sabemos si sabe predicar. Otra cosa que se supo es que tuvo problemas de inmoralidad. Como pastor definitivamente no califica. Tal vez se le pueda dar oportunidad como ministro de música, pero eso será más adelante.

Salomón: Este hombre dedica demasiado tiempo escribiendo y, además, tiene tantas esposas que nuestra congregación no podría pagarle lo suficiente.

Elías: Nadie duda que este hombre es un predicador de poder, pero el sarcasmo que emplea  no daría resultado en nuestro tiempo.

Jeremías: Se necesita un predicador que traiga alegría y que anime a la congregación. Este profeta, como pastor, nos deprimiría demasiado, pues le gusta llorar mucho.

Mateo: Su antecedente es el manejo de finanzas. Lo más seguro es que predicaría mucho sobre mayordomía.

Lucas: Este tiene un antecedente diferente a la religión. Este hombre es médico y no dejaría su profesión para tomar un pastoreado.

Juan el Bautista: Es un buen predicador y con buenos resultados, pero se viste muy extraño. Además, come muy raro también. ¿Imagínese que llegue un día a la iglesia con un panal de abejas y unas langostas para las ventas del domingo?

Pedro: Tiene cualidades de líder. Pero, ¿convendría traerlo de pastor si cuando lleva una espada le gusta cortar orejas al enojarse? También, no lo soportaríamos con su olor de pescador. Tal vez sería bueno enviarlo como misionero a alguna isla.

Si miramos las fallas o los aspectos negativos de los candidatos nadie calificaría, al contrario sería mejor ver las cualidades positivas de cada uno de ellos.

Sabemos que cada persona puede ser un gran líder cuando desea glorificar al Señor en su vida, algunas de esas cualidades serían:

1. Su entrega:

a.       La abnegación para poner los intereses de Dios sobre sus propios intereses.

b.       También vivir y luchar para ayudar a otros a lograr sus metas.

2. Valor:

a.       Capacidad para enfrentarse a situaciones de peligro o desánimo, y motivación para emprender trabajos difíciles o para correr riesgos sin temor.

3. Capacidad para tomar decisiones:

a.       Poder tomar decisiones firmes con rapidez, donde otras personas vacilan y temen comprometerse, especialmente cuando las situaciones son urgentes.

4. Persuasión:

a.       Que tiene habilidad para convencer y ganar la voluntad de los demás, en favor de las metas y aspiraciones propuestas.

El presidente Jorge Bush dijo: "El poder no se nos dio para avanzar en nuestros propósitos, sino para servir a la gente".

5. Humildad:

a.       Esta virtud modera el exceso por la autoestima o el ensalzamiento propio.

Un filósofo dijo: "Un hombre grande es aquel que nos hace sentir grandes cuando estamos cerca de él.

6. Responsabilidad:

a.       Madurez para responder ante el fracaso así como ante el éxito.

7. Aptitud:

a.       Disposición para hacer algo bien.

b.       Conjunto de habilidades y destrezas en el campo de su trabajo.

8. Entusiasmo:

a.       Cualidad innata que se contagia y que se puede desarrollar como una forma de vida.

9. Integridad:

a.       En un mundo lleno de deshonestidad, el líder, en especial el cristiano, debe guardarse de toda deshonestidad.

10. Generosidad:

a.       Actitud indispensable que lleva a dar más que los demás.

b.       Dar tiempo a las necesidades de la gente, como compartir su éxito para que todos asciendan al mismo tiempo.

Anécdota: 

Un predicador del siglo XIX llamado Peter Cartwright se estaba preparando para predicar un sermón cuando le dijeron que asistiría el presidente Andrew Jackson. Le pidieron que tuviera cuidado con sus comentarios durante el mensaje. Hizo la siguiente aclaración: "Me dijeron que Andrew Jackson estaría presente en este culto y me pidieron que cuidara mis comentarios. Lo que tengo que decir es que si Andrew Jackson no se arrepiente de sus pecados, se ira al infierno".

Después del sermón, Jackson caminó hasta el predicador y le dijo: "Señor, si yo tuviera la valentía de hombres como usted, vencería al mundo".

Muchas veces un acto de valentía produce resultados inesperados positivos.

Así es que mis hermanos no busquemos lo negativo de las personas, sino las virtudes positivas con que ellos pueden hacer que las cosas cambien para el bienestar de este mundo.

 

We have 8 guests and no members online